The Art of Derek Dohren

painting, writing, photography

blog

Valencia

Posted by Derek John Dohren on June 23, 2016 at 1:15 PM

 

 


desplazarse a español



 

At the charismatic yet slightly menacing Mestalla stadium


I can’t imagine there are many better ways for the first time visitor to arrive in Valencia than to walk out of El Estació Del Nord into the brilliant early evening summer sunshine. What an absolutely stunning moment. The preamble into the station had given no clues. As our train had decelerated through out of town industrial estates and then swathes of regulation apartment blocks my only thought was to anxiously wonder how difficult it was going to be to find my hotel.


 

All that was forgotten as I stood gaping at the junction of Carrer de Xativa and Avenida del Marques de Sotelo. Perhaps I’d merely become accustomed to living in a relatively small city? Whatever, I felt like a country boy taking his first steps into the big metropolis as I wheeled my suitcase down the Avenida, eyes pulled constantly upwards to stare at the magnificent buildings. So many things to see, so many people, and so much traffic!


 

Though I found the hotel quickly it was a bit of a disappointment. It had seemed a ridiculously cheap price for such a central location and now I understood why. It was an almost comic parody of clunky plumbing, gloomy décor, and unpleasant looking stains so I quickly got back out onto the street to explore further. I had my first Valencian paella and that certainly didn’t disappoint.


 

After a couple of hours a kind of fatigue set in, the kind you get when you visit a museum or art gallery. There’s only so much you can take in and one magnificent building starts to look just like another. Enough for day one.


 

Next day I took in architecture of an entirely different kind. In the afternoon I visited the art and science park. Nowadays it seems that technological advances mean that the only limit to what fanciful ideas can be turned into buildings lies with the architect’s own imagination. These buildings were bizarre and well worth visiting. I felt like I was on the set of a science fiction film as I strolled in amongst them. My only issue there was that though they look amazing at first glance, when you are close up to them the build quality seems a little shoddy. I don’t imagine they’ll last anywhere near as long as Valencia’s more classical buildings. But then maybe that’s not the point of them? They’re a kind of architectural fast food. Great fun but ultimately unsatisfying. When I left the park I didn’t really feel that I’d ever want to go back.


 

Earlier in the day I’d visited another keenly anticipated venue. As any true football fan will tell you real football stadium gems of the beautiful game are not necessarily the Wembleys and Bernabeus of this world. Such stadia may be the hubris of corporate patrimony but if we’re talking about iconic arenas of the sport you need look no further than Liverpool’s Anfield, Borussia Dortmund’s Westfalenstadion and Valencia CF’s Mestalla. Whatever success these clubs have achieved over the years has been built on the passionate support of their fans rather than the chequebook (additional cash always helps of course).


 

The Mestalla was truly awesome. Even on a quiet summer evening, with club football temporarily halted for the duration, the stadium exuded an enormous, and not altogether benign charisma. It wasn’t particularly easy to find, nestling as it does in the suburb that gives it its name. Yet when I finally stumbled across it it seemed to rise vertically from nowhere, and rise on up forever. I can’t vouch for those who have no interest in football. Amongst the magnificence of what Valencia has to offer the stadium visit was my personal highlight. That, and the food. I'll finish off my visit to Valencia with another paella tonight.


 

I shall miss this place.


 

No me puedo imaginar que hay muchas formas mejores para la visita por primera vez para llegar en Valencia que salir de El Estació Del Nord en el brillante sol de la tarde de verano. Qué absolutamente impresionante momento. El preámbulo a la estación había dado ninguna pista. A medida que el tren se había desacelerado a través de los polígonos industriales de la ciudad y luego bloques de apartamentos ordinarios mi único pensamiento fue preguntarse con ansiedad lo difícil que iba a ser encontrar mi hotel.


 

Todo lo que quedó en el olvido mientras me puse de pie y miré en el cruce de la calle de Xàtiva y la avenida del Marqués de Sotelo. Tal vez me había convertido en más que acostumbrado a vivir en una ciudad relativamente pequeña? Lo que sea, me sentí como un niño del campo dando sus primeros pasos en la grande metrópolis como empujé mi maleta por la Avenida, ojos sacaron constantemente hacia arriba para mirar a los magníficos edificios. Tantas cosas que ver, por lo que muchas personas, y tanto el tráfico!


 

Aunque el hotel me pareció rápidamente, que era un poco decepcionante. Le había parecido un precio ridículamente barato para una ubicación tan céntrica y ahora yo entendí por qué. Fue una parodia casi cómica de fontanería torpe, decoración lúgubre, y las manchas de aspecto desagradable así que rápidamente giré vuelta a la calle para explorar aún más. Tuve mi primera paella valenciana y que sin duda no me decepcionó.


 

Después de un par de horas en una especie de fatiga fijado en el, del tipo que se obtiene cuando se visita un museo o galería de arte. Hay sólo tanto que uno puede tomar en y uno magnífico edificio comienza a parecer como otro. Suficiente para que el primer día.


 

Al día siguiente tomé en la arquitectura de un tipo completamente diferente. Al día siguiente tomé en la arquitectura de un tipo completamente diferente. Por la tarde visité el parque de arte y la ciencia. Hoy en día parece que los avances tecnológicos hacen que el único límite a lo que ideas fantasiosas se pueden convertir en edificios recae en la propia imaginación del arquitecto. Estos edificios eran extraño y bien vale la pena visitar. Me sentí como si estuviera en el set de una película de ciencia ficción, mientras yo paseaba en entre ellos. Mi único problema era que, aunque tienen un aspecto increíble a primera vista, cuando estás cerca a ellos la calidad de construcción parece un poco de mala calidad. No creo que van a durar ni de lejos tan larga como los edificios más clásicos de Valencia. ¿Pero entonces tal vez eso no es el punto de ellos? Son un tipo de comida rápida arquitectura. Muy divertido, pero en última instancia insatisfactorio. Cuando salí del parque realmente no me sentí que me gustaría volver jamás.


 

Más temprano en el día que yo había visitado otro lugar yo había anticipado mucho. Como cualquier buen aficionado al fútbol le dirá reales gemas estadio de fútbol del hermoso juego no son necesariamente los Wembleys y Bernabeus de este mundo. Tales estadios pueden ser el resultado de la arrogancia del patrimonio corporativo, pero si estamos hablando de escenarios emblemáticos de este deporte es necesario mirar no más allá de Anfield de Liverpool, Westfalenstadion del Borussia Dortmund y la Mestalla del Valencia CF. Cualquiera que sea el éxito de estos clubes han logrado en los últimos años se ha construido en el apasionado apoyo de sus aficionados en lugar de la chequera (dinero en efectivo adicional siempre ayuda, por supuesto).


 

El Estadio de Mestalla era verdaderamente impresionante. Incluso en una noche de verano tranquilo, con el fútbol de los clubs detenido temporalmente por la duración, el estadio exudaba una enorme, y no del todo benigna, carisma. No era especialmente fácil de encontrar, como lo hace enclavado en el barrio que le da su nombre. Sin embargo, cuando finalmente me encontré con lo que parecía elevarse verticalmente desde la nada, y se levanta para siempre. No puedo dar fe de los que no tienen interés en el fútbol. Entre la magnificencia de lo que Valencia tiene para ofrecer la visita estadio era mi más destacado personal. Eso, y la comida. Voy a terminar mi visita a Valencia con otra paella de esta noche.


 

Echaré de menos este lugar.


Joaquin Rodrgio - Aranjuez, first movement

http://www.youtube.com/watch?v=g2JRHOKG79g


 

Categories: Summer 2016